• Selecciona país:
  • |
  • Ingresar
  • Selecciona la sede:
  • |
  • IR
INICIO > BOLIVIA > NOTICIAS Y EVENTOS > NUESTRAS NOTICIAS > LA ÉTICA EMPRESARIAL: UNA ESTRATEGIA DE NEGOCIO.

La ética empresarial: Una estrategia de negocio.


El Presidente Ejecutivo de Escuela Europea de Negocios, Carlos Ruiz explicó que un ambiente de respeto laboral que forma parte de las normas que rige la ética empresarial contribuye a que el trabajo sea más eficiente, puesto que se genera una disciplina que impacta en el desenvolvimiento laboral de cada uno de los funcionarios en la empresa.

Asimismo, la administración de personal, que valora la ética como un interés de todos establece el trabajo en equipo para ser más eficiente y los funcionarios se sientan identificados con los objetivos empresariales.

Una marca será reconocida no solamente por lo que es, sino por la conducta de la empresa en el mercado, Por otra parte, los beneficios que se pueden concretar en una empresa en base a la práctica de las normas que rige la ética se reflejan fundamentalmente en la creación de una imagen transparente en el mercado que alcanza ser una fuente de ventajas competitivas, ya que por medio de ella se pueden atraer clientes y personal de primer nivel. Además, existen virtudes éticas empresariales que se convierten en factores de una mayor competitividad y la creación de valores diferenciales que identifican a la empresa. 

Carlos Ruiz indica que “las marcas se fortalecen en el mercado no solamente por estrategias de Marketing sino por la fuerte relación que entablan con su entono, donde los comportamientos éticos son la base del relacionamiento efectivo entre la empresa con el mercado.”

Una ética empresarial establecida, favorece el funcionamiento de la empresa mediante varias vías, tales como reducir los conflictos de los miembros que la forman, mejora la imagen exterior de sí misma y admite un componente esencial del concepto de calidad total.

Desde un punto de vista filosófico,” La ética estudia las actuaciones humanas en cuanto estas se relacionan con los fines que determinan su rectitud. Es por eso que, las empresas tienen una obligación ética en la administración del personal y hacia cada uno de los grupos que la constituyen, desde los propietarios o accionistas hasta los clientes y la comunidad en general. Sin embargo, cuanto más profundos sean y más firmemente se los sustente estos principios, más intenso será el concepto de identidad y mayor la confianza que la sociedad otorgue a la empresa y sus productos.”

Semanario Bolivian Business - 27 de julio de 2014